De acuerdo con la red global Women in Informal Employment: Globalizing and Organizing (WIEGO), se estima que 20 millones de personas en todo el mundo dependen directamente del reciclaje para su sustento. Ellas trabajan en rellenos sanitarios, vertederos al aire libre, recolectan residuos de los contenedores de basura en los espacios públicos o incluso recolectan los residuos directamente en los domicilios.
Los recicladores generan considerables beneficios ambientales, económicos y sociales en las ciudades en las que trabajan. En 2017, WIEGO, lanzó el proyecto “Protegiendo los derechos humanos de las recicladoras y los recicladores en América Latina”, una iniciativa en seis países de América Latina dirigido a documentar las condiciones precarias de trabajo de este grupo ocupacional en la región, bajo un enfoque de derechos humanos, con el objetivo de buscar mejoras en sus condiciones laborales.
En 2019, WIEGO presentó ante la Relatoría Especial sobre los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) un reporte por país detallando sus hallazgos sobre la situación de las personas recicladoras. La CIDH retomó fragmentos de este documento en su Informe Anual 2019, siendo la primera vez que la CIDH se pronuncia sobre los derechos humanos de los recicladores.
Con el objetivo de facilitarles la identificación de sus derechos o la violación de los mismos en toda la región de Latinoamérica, este 7 de diciembre de 2020 WIEGO presentó una caja de herramientas para recicladores,  con diversos materiales informativos.