Para la ONU, el cambio climático ya es una crisis que requiere de acciones inmediatas y concretas. La Cumbre de Acción Climática realizada la semana pasada en Nueva York buscó impulsar el Acuerdo de París antes de entrar en la fase crucial de aplicación de las medidas establecidas en 2015 y con las que se aspira a alcanzar la neutralidad climática para 2050. La meta prioritaria es que la temperatura media del planeta no supere los 2ºC para el año 2100.

Un total de 66 naciones, 10 regiones, 102 ciudades, 93 empresas y 12 inversionistas se comprometieron a revisar sus planes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero con miras a eliminar dichas emisiones por completo para el año 2050. Pero, como advirtió de nuevo la ONU, el planeta ya está en un aumento de un grado, y los planes de recorte de los Estados son insuficientes: llevarán a un incremento de más de tres grados a finales de siglo. Naciones Unidas calcula que, para cumplir la meta de 1,5 grados, se necesita que los esfuerzos aumenten entre tres y cinco veces. Sin embargo, el compromiso de estos países no es suficiente, ya que no figuran tres de los cuatro principales contaminadores: China, EE UU y la India.

El secretario general de la ONU, António Guterres, abrió la Cumbre de Acción Climática con un mensaje de urgencia, pero también de esperanza: «La emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo, pero es una carrera que podemos ganar. La crisis climática está causada por nosotros y las soluciones deben venir de nosotros. Tenemos las herramientas: la tecnología está de nuestro lado”.

Uno de los países que ha empezado a dar pasos en este sentido es Alemania: Angela Merkel anunció un ambicioso plan contra el cambio climático que prevé movilizar 40,000 millones de euros hasta 2023. “El cambio climático es un desafío global que solo podremos superar todos juntos”, ha remachado Merkel. La canciller alemana presentó en Nueva York su nuevo plan climático, cerrado el viernes por su Gobierno de coalición. Y ha recordado que su objetivo es reducir las emisiones alemanas un 55% en 2030 y llegar a la neutralidad en 2050, en línea con lo que propone la ONU. Se trata de la misma meta que ha defendido el presidente francés, Emmanuel Macron, para el conjunto de la UE. Macron, además, ha propuesto que Europa vincule sus relaciones comerciales internacionales al cumplimiento del Acuerdo de París y a la no deforestación.

Sin embargo, la Unión Europea no ha podido presentar un compromiso unitario, entre otros asuntos, ya que las elecciones europeas han hecho que la Comisión se encuentre en una situación de interinidad. En todo caso, lo que se espera es que el compromiso de la UE llegue hasta reducir un 55% sus emisiones en 2030, lo que supondría 15 puntos más que el plan presentado en 2015 dentro del Acuerdo de París. “Hay una amplia mayoría que ya lo apoya”, ha informado Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo.

Con información de El País, RTVE (http://www.rtve.es/noticias/20190923/casi-70-paises-se-comprometen-arranque-cumbre-accion-climatica-eliminar-emisiones-para-2050/1979825.shtml) y El Economista (https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Preocupan-fenomenos-del-agua-en-Cumbre-Climatica-20190926-0102.html)