La región del Cuerno de África (que abarca países como Kenia, Somalia y Etiopía) está experimentando el peor brote de langosta del desierto en décadas, en el que decenas de miles de hectáreas de tierras se han visto dañadas. En las últimas 24 horas, se ha confirmado la propagación a Uganda, y se prevé la posibilidad de que afecte a las naciones cercanas de Sudán, Sudán del Sur, Tanzania, Yemen, Omán y Pakistán.

De acuerdo con António Guterres, Secretario General de la ONU, el vínculo entre el cambio climático y la crisis sin precedentes de langosta es evidente, ya que las lluvias inusualmente intensas esta temporada y el aumento de la frecuencia de los ciclones en el Océano Índico han creado “el caldo de cultivo perfecto” para las langostas.

De no controlarse, la magnitud del brote podría crecer hasta en un 500% para el mes de junio, lo que tendría un efecto devastador en el acceso a la comida y medios de subsistencia de los países afectados, cuyas necesidades humanitarias ya son elevadas, pues han sufrido recientemente de lluvias escasas, sequías e inundaciones, por lo que más de 19 millones de personas  se encuentran al borde de la hambruna.

Mark Lowcock, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de la ONU, afirmó que actuar de inmediato costará mucho menos que enfrentarse a una emergencia mucho más compleja durante los próximos meses: “la temporada de lluvias comienza en marzo, después será mucho más difícil controlar esta invasión, así que tenemos que actuar con decisión ahora para mitigar la posibilidad de que haya más sufrimiento humanitario”.

La crisis de langosta del desierto en datos:

  • La FAO ha solicitado urgentemente 76 millones de USD para ampliar las operaciones de control a gran escala.
  • Hasta el momento, se han obtenido algo más de 20 millones de USD, un 28% del monto requerido
  • El fondo contempla cuatro aspectos: control de la propagación de la langosta, protección de los cultivos, apoyo a las comunidades afectadas y tareas de coordinación, que incluyen el despliegue de expertos altamente calificados para tratar la plaga
  • La langosta del desierto puede viajar hasta 150 km en un día y un enjambre de langostas de un km2 (entre 40 y 80 millones de especímenes) puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que unas 35,000 personas.
  • En Kenia se ha detectado un enjambre de 2,400 km2, capaz de devorar alimentos suficientes para alimentar a 84 millones de personas.

 

Con información de: Naciones Unidas, El País y Vanguardia.