El sobrepeso y la obesidad son un problema de salud pública en México, pues 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 10 niños en el país padecen esta situación, lo que puede convertirse en una crisis por enfermedades relacionadas, como la diabetes.

México es uno de los tres países que enfrentan mayor sobrepeso en su población en América Latina, además de Uruguay y Chile. México es, además, donde más se consumen alimentos ultraprocesados sin control alguno.

Ante ello, organizaciones no gubernamentales dedicadas a temas de salud han impulsado desde hace años, en México y otros países de América Latina, la importancia de que los alimentos y bebidas que contienen grandes cantidades de azúcares añadidos, grasas saturadas, sodio y otros elementos que pueden ser nocivos para la salud, incluyan etiquetas que adviertan de los riesgos de ingerirlos.

Luego de ser aprobadas en la Cámara de Diputados, el Senado de la República aprobó las reformas para que las etiquetas frontales de estos alimentos que excedan los niveles los límites máximos permitidos adviertan dicha información.

La reforma a la Ley General de Salud tiene la intención de proteger el derecho a la alimentación y de información de los consumidores, a fin de hacer frente a la epidemia de obesidad, sobrepeso y diabetes que se registra en el país.

La gran diferencia de esta reforma es que ahora la ley establece que las etiquetas de alimentos y bebidas no alcohólicas deberán incluir información nutrimental de fácil comprensión, veraz, sencilla y directa.

Será la Secretaría de Salud la que establezca las normas para el etiquetado de estos alimentos.

Esta reforma se suma al impuesto especial establecido a las bebidas azucaradas a partir de 2014.

En Chile, desde 2011 ya existe un etiquetado claro que alerta del exceso en azúcar, sal, grasa y calorías, en tanto que Uruguay tendrá un etiquetado similar en 2020.

  • El representante de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en México, Cristian Morales Fuhrimann, aseveró que la obesidad y sus complicaciones le cuestan al país siete mil 800 millones de dólares anuales, casi el doble de las pérdidas por el robo de combustibles.
  • 7 de cada 10 adultos y 3 de cada 10 niños de entre 5 y 11 años padecen sobrepeso.