Por Liliana Padilla

De acuerdo con proyecciones de la CEPAL, la tasa de pobreza entre las mujeres aumentará este año 37,4%, un 22% más que en 2019, es decir, 118 millones de mujeres caerán en situación de pobreza en la región en 2020, por lo que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y ONU Mujeres afirmaron que una economía del cuidado es clave para la recuperación económica sostenible frente a la actual crisis.

Esto, en el marco de la presentación del informe Cuidados en América Latina y el Caribe en tiempos de Covid-19 que urge a reforzar las políticas y servicios de protección social con una perspectiva de género. Dado que, en Latinoamérica, las mujeres dedican 3 veces más tiempo que los hombres al trabajo de cuidados no remunerados, situación que se ha agravado por las medidas de confinamiento y distanciamiento social.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, llamó a convertir la crisis del COVID-19 en una oportunidad para fortalecer las políticas de cuidados de la región con un enfoque “sistémico e integral” y convertirlos en un verdadero motor de recuperación socioeconómica que no deje a nadie atrás.

Bárcena identificó cuatro puntos de desigualdad de género que limitan la autonomía de las mujeres:
– La división sexual del trabajo
– Los patrones culturales patriarcales
– La concentración de poder y
– La inequidad económica

Por su parte, María Noel Vaeza, directora regional de ONU Mujeres, aseguró que la presente crisis demanda cambios profundos para romper el círculo vicioso entre cuidados, pobreza, desigualdad, precariedad y exclusión. Además, Vaeza aseguró que la inversión en políticas de cuidados genera un triple dividendo, pues contribuye al bienestar de las personas, permite la creación directa e indirecta de empleo y facilita la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo.

Más información:
Naciones Unidas
CEPAL