El 31 de agosto de cada año se celebra el Día Internacional de la Solidaridad en honor al movimiento social polaco Solidarność, fundado en el año 1983 con el objetivo de promover esfuerzos internacionales basados en ese valor fundamental.    

Dicho movimiento fue uno de los responsables de la caída del muro de Berlín. Uno de sus dirigentes, Lech Walesa, fue consagrado con el Premio Nobel de la Paz gracias a que promovió los ideales de la solidaridad no solo en su país, sino en todo el mundo.

Según el mismo Walesa, solo en la medida en que todos nos ayudemos y trabajemos por una causa común que proporcione el mayor bienestar a todos, podremos vivir en un mundo mucho más pacífico, enriquecedor y próspero para cada nación, pueblo o individuo.

De acuerdo con Naciones Unidas, la solidaridad “no sólo es un requisito de carácter moral, sino también una condición previa para la eficacia de las políticas de los países y los pueblos, y una de las garantías de la paz mundial”.

Para celebrar este día, hay primero que ser conscientes de cuáles son las verdaderas necesidades de nuestra comunidad, ciudad o país. Según la misma ONU, este día no posee un programa fijo, cada país o pueblo, es libre de celebrarlo como mejor se adapte a las necesidades de sus habitantes. Lo que sí no se debe perder de vista es que toda actividad debe reflejar un espíritu solidario propiciado por el deseo del bien común.

Algunas de las actividades que puedes realizar para conmemorar este día son:

  • Dar de comer a personas en situación de precariedad;
  • Recolectar ropa;
  • Realizar actividades de recreación y esparcimiento en zonas públicas;
  • Ayudar a los niños y las personas de la tercera edad de su comunidad;
  • Realizar jornadas de salud completamente gratuitas.

Fuente: Naciones Unidas.

#ODS16 #PazJusticiaeInstitucionesSólidas #DíaInternacionaldelaSolidaridad