A ocho meses del comienzo de la pandemia, Tedros Adhanom Gebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que es comprensible que las personas quieran continuar con sus vidas y que los países busquen reactivar sus economías. Sin embargo, de acuerdo con el funcionario, no podemos simplemente pretender que la pandemia se acabó, ya que la realidad es que el Covid-19 se propaga fácilmente, puede ser fatal para personas de todas las edades y la mayoría sigue siendo susceptible a contagiarse. 

Es por ello que el regreso a las escuelas y a los centros de trabajo debe hacerse de manera segura y controlada. En este sentido, los expertos de la OMS han establecido cuatro pasos esenciales que los países, comunidades, e individuos pueden tomar para el control de las transmisiones de coronavirus: 

1. Evitar las «tres C»: espacios cerrados, lugares concurridos y entornos de contacto cercano (por ejemplo: estadios, clubes nocturnos o lugares de culto).

2. Reducir muertes mediante la protección de grupos vulnerables: como personas mayores o con enfermedades subyacentes y trabajadores esenciales, lo que permite salvar vidas, evitar casos graves y aliviar la presión sobre los sistemas de salud.

3. Ser responsable individualmente: tomar las medidas para protegerse a sí mismo y a los demás (mantenerse al menos a un metro de distancia, lavarse las manos con regularidad, estornudo de etiqueta  y usar cubrebocas).

4. Encontrar casos, hacer tests, aislar, rastrear y poner en cuarentena: se insta a los gobiernos a adoptar intervenciones temporales y geográficas.

Con información de: Naciones Unidas.