Por: Liliana Padilla

Las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) son clave para reducir la pobreza y lograr el desarrollo sostenible, ya que de acuerdo con la ONU, representan más del 90% de las empresas, 70% de los empleos y 50% del PIB. Por ello, gobiernos y actores sociales deben generar las condiciones para una recuperación inclusiva y verde centrada en ellas, que les permita acceder a financiamientos, información y capacitación, para responder a desafíos como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.

Cada 27 de junio desde 2017, se celebra el Día de las Microempresas y las Pequeñas y Medianas Empresas para concientizar sobre su papel clave en la lucha contra el cambio climático. Por ello, para impulsar una recuperación inclusiva y sostenible post-Covid-19, tanto gobiernos como organismos no gubernamentales deben proporcionarles las herramientas para que cumplan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por la ONU.

En ese sentido, la iniciativa de Objetivos Basados ​​en la Ciencia (Science Based Targets o SBT) impulsada por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la organización sin fines de lucro Carbon Disclosure Project (CDP), el Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y WWF, busca proporcionarles una ruta simplificada para establecer objetivos alcanzables. Las empresas interesadas pueden registrarse para recibir mayores informes.

La pandemia de COVID-19 y las medidas para evitar la propagación del virus no afectaron a todos de la misma manera: las MIPYMES fueron las más impactadas. En México, de acuerdo con el INEGI, 99.8% de los establecimientos comerciales son micro, pequeñas y medianas empresas. A fines de 2020, 20.81% (poco más de un millón) de dichos establecimientos cerraron definitivamente como consecuencia de la crisis.

Cabe mencionar que se considera microempresas aquellas con menos de 10 trabajadores asalariados y un volumen de negocios anual o balance general inferior a 2 millones de euros; pequeñas empresas las que tienen menos de 50 trabajadores asalariados y un volumen de negocios anual o balance general inferior a 10 millones de euros; y medianas empresas las de menos de 250 trabajadores asalariados y un volumen de negocios anual inferior a 50 millones de euros o un balance general inferior a 43 millones de euros.