Por: Liliana Padilla

 

El pasado fin de semana tuvo lugar la reunión anual del G-20, foro que reúne a Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea, países que representan el 66% de la población mundial y el 85% del producto bruto mundial, así como a diversas organizaciones internacionales socias.

Los líderes del G-20 prometieron no escatimar esfuerzos para un acceso equitativo a vacunas, tests y tratamientos contra el Covid-19, así como a abordar las necesidades financieras globales.

Durante su participación, el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, aseguró que frente al Covid-19, “la solidaridad es supervivencia” ya que, tanto en el ámbito de la salud como en el económico o el climático, nos enfrentamos a los desafíos globales más complejos en décadas, y las decisiones que se tomen en los próximos meses marcarán el destino de las generaciones futuras.

En este sentido, el titular de la ONU hizo un llamado a los líderes del G20 a aumentar los recursos financieros disponibles para el Fondo Monetario Internacional y prorrogar hasta fines de 2021 la suspensión del pago de deuda ya implementada y originalmente concedida por seis meses para los países en desarrollo, los cuales se encuentran al borde de la ruina financiera y de un aumento de la pobreza y del hambre como resultado de la parálisis económica.

Guterres reiteró que la recuperación mundial debe cumplir con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y aseguró que el 2021 traerá avances hacia la neutralidad de las emisiones de carbono, con la coalición creciente de países comprometidos a alcanzar las cero emisiones de carbono para 2050. Algunas de las acciones que propuso para avanzar en este sentido fueron: eliminar los subsidios al sector de los combustibles fósiles, prohibir la construcción de nuevas plantas de carbón generadoras de energía e invertir en infraestructura resiliente.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador resaltó que la crisis económica y sanitaria ha dejado importantes lecciones, como la necesidad garantizar el acceso universal a la salud y de prevenir las complicaciones por Covid-19 mediante una alimentación y estilo de vida saludables. Además, consideró que el rescate económico debe hacerse de abajo hacia arriba, enfocándose primero en los pobres.

 

Fuente: Naciones Unidas, El Universal y La Jornada.

#ODS17 #AlianzasparaLograrObjetivos #G20