Por: Liliana Padilla

 

Las montañas se destacan por sus espectaculares paisajes. Sus ecosistemas abarcan cerca de la mitad de la diversidad de especias de fauna y flora del mundo, muchas de las cuales son endémicas. Gracias a su topografía diferenciada en términos de altitud, pendiente y exposición, las montañas ofrecen oportunidades únicas para los cultivos, la horticultura, el ganado y especies forestales.

Casi el 70% de la tierra montañosa se utiliza para pastoreo. El estiércol generado por los animales contribuye a mejorar la fertilidad del suelo; mientras que los animales de la ganadería y el pastoreo producen leche, mantequilla, carne o lana. Las montañas albergan además al 15% de la población mundial. Sin embargo, se encuentran fuertemente amenazadas por el cambio climático, las prácticas agrícolas insostenibles, la minería, la tala y la caza furtiva.

La degradación de los ecosistemas, la pérdida de los medios de vida y la migración de las poblaciones provocarían el abandono de las prácticas culturales que han mantenido la biodiversidad de las montañas durante generaciones. Además, con el aumento de las temperaturas, los glaciares de montaña comienzan a derretirse a una velocidad sin precedentes, amenazando el suministro de agua dulce de millones de personas.

La gestión sostenible de la biodiversidad en las montañas es cada vez más una prioridad mundial. En este sentido, la meta 4 del ODS15 corresponde a la conservación de la biodiversidad en las montañas como una prioridad global. Por ello, desde el año 2003, la Asamblea General de Naciones Unidas celebra cada 11 de diciembre el Día Internacional de las Montañas, una jornada que busca concienciar acerca de las amenazas a las que se enfrentan. ¡Únete a la conversación en redes sociales con los hashtags #MountainsMatter o #LasMontañasImportan!

 

Fuente: Naciones Unidas.

#ODS15 #VidadeEcosistemasTerrestres #DíaInternacionalMontañas