¿Qué tanto nos importa el medio ambiente, el cambio climático? Para muchas personas esto se traduce en lamentar los incendios en la amazonia y otras partes del mundo, en ciudades cercanas llenas de humo de automóviles o en las noticias sobre el descongelamiento de los glaciares.

Pero el asunto tiene mucha más relevancia en nuestras vidas diarias y se traduce en tener un aire más respirable, agua potable y menos basura en las calles o humo saliendo de miles de escapes de los autos.

La Cumbre Climática sobre el clima inició ayer en el seno de la ONU con un fuerte llamado a no seguir profundizando la crisis y en una advertencia a los líderes mundiales: los jóvenes los están observando, y si fallan, no se los perdonarán.

“La gente sufre, la gente muere y ecosistemas enteros están colapsando. Estamos al principio de una extinción masiva y ustedes solo hablan de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico. ¡Cómo se atreven!… ¿cómo se atreven a seguir mirando hacia otro lado y afirmar que hacen lo suficiente cuando las políticas y las soluciones necesarias todavía no están y no se las ve por ninguna parte?”, reclamó Greta Thunberg, la joven activista sueca.

António Guterres, Secretario General de la ONU, alertó que aún no es tarde para limitar el aumento de la temperatura media del planeta a 1.5 grados centígrados, lo que representaría una catástrofe ambiental global, pero que para lograrlo será necesario aplicar transformaciones fundamentales en toda la sociedad, desde la forma en que se cultivan los alimentos hasta la forma en que suministramos energía a nuestras economías.

“¿Es de sentido común dar billones de dólares ganados duramente por los contribuyentes para que la industria de los combustibles fósiles impulse los huracanes, propague enfermedades tropicales y aumente el conflicto? ¿Es de sentido común construir cada vez más plantas de carbón que están asfixiando nuestro futuro? ¿Es de sentido común recompensar la contaminación que mata a millones de personas con aire sucio y hace que sea peligroso para los ciudadanos de todo el mundo incluso salir de sus hogares?”, cuestionó Guterres.

En tanto, dieciséis niños de 12 países, entre ellos Greta Thunberg, presentaron una queja oficial ante el Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas para protestar por la falta de acción de los Gobiernos ante la crisis climática.