Por Liliana

Desde el 2008, cada 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, instituido por las Naciones Unidas en memoria del atentado terrorista en Bagdad, Iraq, y que busca rendir tributo a los trabajadores humanitarios y profesionales de la salud que han sido asesinados o heridos en el desempeño de su labor y a los que continúan prestando asistencia y protección a millones de personas a pesar de las dificultades a las que se enfrentan día a día.

Este año, la celebración llega en medio de la lucha contra la pandemia de Covid-19, que ha sido uno de los desafíos más complejos para las operaciones humanitarias en el mundo. Las restricciones de acceso impuestas por los gobiernos han provocado que las personas en primera línea de la respuesta sean las propias comunidades, la sociedad civil y las ONG locales.

El Plan Mundial de Respuesta Humanitaria de Naciones Unidas se articula en torno a tres prioridades estratégicas:
• Contener la propagación de la pandemia del COVID-19 y reducir su morbilidad y mortalidad.
• Reducir el deterioro del capital humano y de los derechos humanos, promover la cohesión social y los medios de vida.
• Proteger, ayudar y defender a los refugiados, desplazados internos, migrantes y a las comunidades receptoras particularmente vulnerables a la pandemia.

De acuerdo con cifras de Naciones Unidas/OMS:
• Existen programas de atención y asistencia prioritaria en 54 países y de ayuda extrema por el Covid-19 en 9.
• Sólo en 2019, 483 trabajadores humanitarios fueron atacados en 277 incidentes separados; 125 fueron asesinados; 234 heridos, y 124 secuestrados.
• La mayoría de los ataques ocurrieron en Siria, Yemen, Sudán del Sur, Mali, Afganistán, República Democrática del Congo y República Centroafricana.
• La OMS denunció 1,009 ataques contra trabajadores en instalaciones sanitarias, resultando en 199 muertes y 628 heridos.

Únete a la campaña mundial #RealLifeHeroes
Esta campaña busca rendir tributo a los trabajadores humanitarios, héroes que han decidido dedicar sus vidas a ayudar a otros, incluso en las circunstancias más extremas en todo el mundo.

La campaña se centra en presentar las historias personales e inspiradoras de los trabajadores humanitarios que trabajan combatiendo el Covid-19 y otras enfermedades, aquellos que brindan alimentos a las personas más vulnerables; que proporcionan espacios seguros para las mujeres y niñas durante los confinamientos; o los que trabajan en campos de refugiados, por nombrar sólo a unos cuantos.

Únete a la conversación mundial y usa la etiqueta en las redes sociales #RealLifeHeroes #HeroesSinCapa.

Con información de:

Naciones UnidasVatican News , Excélsior