Por Liliana Padilla

La Organización Mundial de la salud hizo un llamado a intensificar las medidas para prevenir la transmisión del Virus de la Hepatitis B de madres a hijos, luego de que la proporión de niños menores de cinco años infectados crónicamente por la hepatitis B (VHB) se redujo a menos del 1 por ciento en 2019, en comparación con el 5% del periodo 1980-2000, lo que marca un logro de una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2020.

Cada 28 de julio, al celebrarse el Día Internacional de la Hepatitis Vírica se busca concientizar acerca de la hepatitis viral, de la cual existen cinco cepas principales que se transmiten por distintas vías: A y E, por alimentos y agua contaminados; B y C a través de sangre no segura y otras secreciones orgánicas. Este año el lema de la OMS es “Un futuro sin hepatitis”.

Aproximadamente 1.4 millones de personas mueren cada año como consecuencia de las diversas formas de hepatitis. Alrededor de 500 millones de personas padecen infección por el virus de la hepatitis B o C de forma crónica. De no tratarse, estas infecciones son las causantes del 57% de los casos de cirrosis hepática y del 78% de los de cáncer de hígado.

El Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que “el hito de hoy significa que hemos reducido drásticamente el número de casos de daños y cáncer de hígado en las generaciones futuras”, y agregó que “prevenir la transmisión de la hepatitis B de madre a hijo es la estrategia más importante para controlar la enfermedad y salvar vidas».

Los recién nacidos pueden ser protegidos del VHB a través de una vacuna segura y eficaz que proporciona más del 95% de protección contra la infección. La OMS recomienda que todos los lactantes reciban una primera dosis de la vacuna dentro de las 24 horas de su nacimiento, seguida de al menos 2 dosis adicionales.

El acceso a la vacuna contra la hepatitis B en todo el mundo aumentó significativamente en dos últimas décadas, en gran medida gracias a Gavi, la Alianza para la Vacunación. En 2019, la cobertura de 3 dosis de la vacuna contra la hepatitis B durante la infancia alcanzó el 85% en todo el mundo, frente al 30% en 2000. Sin embargo, el acceso a la primera dosis dentro de las 24 horas del nacimiento sigue siendo desigual. La cobertura promedio mundial es del 43%, pero desciende al 34% en la Región del Mediterráneo Oriental y es de tan sólo al 6% en África.

En el contexto de la pandemia por Covid-19, es fundamental trabajar para que no se reviertan los avances logrados. Según un estudio del Imperial College de Londres y la OMS, las interrupciones en el programa de vacunación por la pandemia podrían aumentar hasta en 5.3 millones las infecciones crónicas por VHB en niños nacidos entre 2020 y 2030.

Por ello, Adhanom ha recalcado que, incluso en medio de la pandemia, “debemos asegurarnos de que las madres y los recién nacidos tengan acceso a los servicios que salvan vidas, incluyendo las vacunas contra la hepatitis B”.

Con información de:

https://bit.ly/39ACMtB

https://bit.ly/2P1NKii

https://bit.ly/2CVTlEC