Por Liliana Padilla

 

Tras cerca de seis meses del inicio de la pandemia por coronavirus que ha provocado la muerte medio millón de personas en el mundo, investigadores de la Universidad de Oxford, Reino Unido aseguran haber encontrado el primer tratamiento capaz de evitar muertes por Covid-19: la dexametasona.

 

Esto, de acuerdo con los resultados preliminares del ensayo clínico “Recovery Trial”, el cual investiga posibles tratamientos contra el Covid-19 en más de 11 mil pacientes en 175 hospitales del Reino Unido. El ensayo británico también estudia la efectividad de tratamientos como el plasma de pacientes recuperados y ha descartado el uso del fármaco hidroxicloroquina, al no haberse documentado efectos positivos en pacientes hospitalizados.

 

De acuerdo con los investigadores, dosis bajas de dexametasona durante 10 días han reducido el riesgo de muerte en un tercio de los pacientes hospitalizados muy graves del ensayo que requerían ventilación y también han logrado una mejoría en una quinta parte de los que necesitaban oxígeno. En los pacientes menos graves no se observó ningún beneficio. Los investigadores no informaron efectos secundarios graves entre los pacientes que tomaban dexametasona, si bien los resultados son preliminares.

 

“Encontrar tratamientos efectivos como éste transformará el impacto de la pandemia de Covid-19 en todo el mundo. Si bien este estudio sugiere que la dexametasona solo beneficia a los casos severos, innumerables vidas se salvarán a nivel mundial”, asegura el especialista británico Nick Cammack.

 

A su vez, Peter Horby, investigador de la Universidad de Oxford y uno de los coordinadores del ensayo, ha añadido: “La dexametasona es la primera droga que mejora la supervivencia en enfermos de Covid-19. Es barata, disponible, solo necesita una pequeña dosis y se puede usar desde ya para salvar vidas en todo el mundo”.

 

Sin embargo, de acuerdo con Horby, el uso de la dexametasona en el tratamiento de infecciones virales respiratorias es controvertido, ya que se en otras infecciones virales, como el MERS, los esteroides han aumentado la replicación viral; además de deprimir el sistema inmune, aumentando el riesgo de infecciones por bacterias. En este sentido, su uso en el tratamiento del Covid-19 supone un cambio de paradigma, que apoya la teoría de que lo que realmente mata en la enfermedad por SARS-CoV2 es la inflamación provocada por una respuesta inmune exagerada.

 

Los resultados del estudio británico coinciden con los de otros estudios previos que habían visto beneficios en este fármaco, incluido un estudio de 400 pacientes realizado en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid. El trabajo, aún no revisado, demostró que los corticoides podían reducir la mortalidad en un 41%. Otro trabajo realizado en España antes de la pandemia y publicado en The Lancet Respiratory Medicine apuntaba a que la dexametasona aliviaba la inflamación pulmonar grave causada por infecciones graves.

 

Cristina Avendaño, presidenta de la Sociedad Española de Farmacología Clínica y coautora del primer estudio, ha señalado que “a pesar de estos resultados, aún queda camino por recorrer, por ejemplo identificar a qué pacientes hay que dar el fármaco, cuándo y a qué dosis”.

 

Con información de: CNN, El País, La Tercera y El Universal.