Por Liliana Padilla

Las mujeres y niñas afrodescendientes enfrentan en México y muchos lugares del mundo múltiples formas de discriminación por su raza, género, nacionalidad, estatus migratorio o estatus social. Es por ello que, desde 1992, cada 25 de julio se celebra el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente en conmemoración del Primer Encuentro de Mujeres Afrolatinas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, realizado en dicho año en República Dominicana.

El principal objetivo de esta conmemoración es crear alianzas para afrontar la discriminación racial y de género que sufren las mujeres afrodescendientes en todo el mundo, así como celebrar su resistencia frente a la discriminación estructural y la huella que han dejado, a pesar de la exclusión de la que han sido víctimas, en ámbitos tan diversos como la ciencia, el deporte, el derecho, la familia, las artes, la política o el activismo.

Esta conmemoración se enmarca además en el Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024), proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 68/237 y que otorga gran importancia a la promoción y protección de los derechos de las mujeres afrodescendientes.

Las poblaciones latinoamericanas están constituidas por tres principales orígenes étnicos: indígena, africano y europeo. Dependiendo del país, una de estas influencias puede ser dominante o no. Sin embargo, la población afrodescendiente en Latinoamérica ha sido históricamente minimizada e invisibilizada, a pesar de que en la región habita el mayor número de afrodescendientes. Tan solo Brasil tiene la segunda población africana más grande afuera de África en el mundo, seguido de Colombia, Cuba y la República Dominicana.

El actual contexto de la pandemia se han acentuado las múltiples formas de desigualdad y discriminación que sufren las mujeres afrodescendientes, que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad frente a los impactos de la COVID-19. Por ello, es fundamental promover la participación de las mujeres afrodescendientes en la vida pública y en la toma de decisiones dentro de las comunidades, así como exigir a los gobiernos que impulsen políticas de integración de este colectivo.

Puedes apoyar esta causa uniéndote a campañas de organizaciones como la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora y compartir tu mensaje de apoyo bajo el hahstag #DíaDeLaMujerAfro.

Con información de: Valencia Plaza,  Ministerio de Cultura de Argentina, Cepal