Por Liliana Padilla

 

La contaminación por plásticos es uno de los principales desafíos ambientales a nivel mundial pues, de acuerdo con Naciones Unidas, alrededor de 8 millones de toneladas métricas de plásticos terminan en el océano cada año, dañando la vida de ecosistemas marinos y poniendo en riesgo la salud humana al ingresar en la cadena alimentaria.

 

Cada 3 de julio, el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico busca concientizar a la población sobre el impacto negativo de las mismas.

 

El informe de Naciones Unidas Límites legales de los productos de plástico desechables y los micro plásticos señala que al menos 127 países han adoptado algún tipo de legislación para regular las bolsas de plástico, ya sean prohibiciones directas, una eliminación progresiva o leyes que incentivan el uso de bolsas reutilizables. A pesar de ello, su producción se ha duplicado en los últimos 20 años –se estima que cada año se producen 5 mil millones de bolsas de plástico– y es probable que continúe en aumento.

 

Una de las conclusiones del informe es la necesidad a nivel gubernamental de regular el ciclo entero de vida de las bolsas: manufactura, distribución, uso y desecho. Si bien 55 países tienen una restricción total, la mayoría favorece una prohibición parcial, con base en su espesor y requisitos de biodegradabilidad. Limitar el volumen de fabricación es uno de los medios más efectivos, si bien solo un país en el mundo, Cabo Verde, incluye un límite de producción explícito.

 

Pero, más allá del tema regulatorio, es necesario que los ciudadanos y la sociedad en general actúen en favor del medio ambiente y del bienestar colectivo, mediante un consumo responsable que brinde una vida útil a las bolsas de plástico, las reemplace por bolsas de papel, de tela o fibras naturales, o utilice recipientes reutilizables.

 

Este año, la pandemia por Covid-19 ha provocado una regresión en el uso de bolsas reutilizables, pues muchas personas prefieren usar plásticos para desecharlos enseguida por miedo a la propagación del virus, si bien se ha demostrado que el virus puede vivir hasta 72 horas en el plástico, mientras que en las textiles muere en menos de 24. De acuerdo con datos de Greenpeace, la producción mundial de plásticos en 2020 será de alrededor de 500 millones de toneladas y al menos 12 millones terminarán en los océanos.

 

Razones para NO usar bolsas de plástico:

  • Cada minuto se utilizan 1 millón de bolsas de plástico en el mundo;
  • En promedio, su vida útil es de 25 minutos;
  • Según el tipo de plástico, pueden tardar entre 100 y 500 años en desintegrarse;
  • No solo contaminan el medio ambiente, sino que dañan a muchos organismos vivos;
  • 80% de la basura marina es plástico.

Con información de: Zero Waste Europe, El Universal, ONU Medio Ambiente y El Sol de Tampico.