Por Inés Saiz

Para crear conciencia sobre la trata de la especie y para proteger su libertad frente a los riesgos que amenazan su subsistencia, cada 29 de julio se celebra el Día Internacional del Tigre, establecido en 2010 en la Cumbre del Tigre, llevada a cabo en Rusia.

Se estima que a principios del siglo XX existían alrededor de 100 mil tigres salvajes en el mundo, pero más del 97% de estos ejemplares desaparecieron en el último siglo. La mayor amenaza que corren los tigres es la del hombre y sus prácticas, como el tráfico ilegal, la pérdida de su hábitat, conflictos de pastoreo y la minería ilegal, por ejemplo.

En particular, es relevante la amenaza que imponen los cazadores de tigres, quienes buscan vender sus “partes” para crear vino de hueso de tigre y muebles con su piel, aprovechándose de los “poderes místicos” de estos felinos.

Actualmente alrededor de 7 mil tigres se encuentran en cautiverio en Estados Unidos, mientras sólo hay 4,000 que viven en libertad en todo el mundo. Estos felinos se reproducen rápidamente, haciendo que su extinción sea más difícil aunque 3 de 9 de las subespecies de tigres ya no existen.