Por: Liliana Padilla

 

El cáncer de pulmón es la primera causa de muerte por cáncer en el mundo tanto en hombres como en mujeres, con una mortalidad cercana al 70%. Este 2020, se estima que fallecerán 1 millón 860 mil personas, mientras que se detectaron unos 2 millones 200 mil nuevos casos.

Este padecimiento afecta de manera directa las células de los pulmones, provocando un crecimiento anómalo de las mismas o tumor, que daña los tejidos y el canal respiratorio de un paciente. Hay pacientes que pueden presentar algunos síntomas como tos crónica o con sangre, dificultad respiratoria, dolor en el pecho, pérdida de apetito o bajar repentinamente de peso.

La incidencia de cáncer de pulmón en el mundo ha incrementado en los últimos 50 años por diversas causas, entre ellas el incremento en consumo de tabaco de las mujeres. Otros factores de riesgo son la exposición al asbesto (presente en materiales de construcción, equipos de aeronáutica o minas) y al radón, componentes químicos cuyas partículas, al ser inhaladas por el ser humano, se desintegran y dañan el pulmón; así como la contaminación ambiental y el humo de leña.

Como con cualquier padecimiento, la prevención y la detección temprana son fundamentales para salvar vidas. Los expertos recomiendan realizar una tomografía de baja densidad anual durante tres años consecutivos a pacientes entre 55 y 74 años de edad que hayan tenido un índice tabáquico de más de 30 cigarrillos por año, o que hayan dejado de fumar en los últimos 15 años. Esto, con el objetivo de detectar lesiones asintomáticas que podrían curarse.

El objetivo del Día Internacional de lucha contra el Cáncer de Pulmón, que se celebra cada 17 de noviembre, es crear conciencia en la población sobre la importancia de prevenir este tipo de tumores evitando la exposición a los factores de riesgo como el tabaco, el alcohol y sustancias químicas nocivas para la salud.

 

Fuente: Diario Las Américas

#ODS3 #SaludyBienestar #DíaInternacionalCáncerdePulmón