¿Te imaginas vivir junto a un canal por el que corren aguas negras y que atrae moscos y una infinidad de fauna nociva? Éste es el panorama al que se enfrentan desde hace años miles de vecinos y visitantes de Iztapalapa, Coyoacán, Tlalpan y Xochimilco, por donde pasa el Canal Nacional.

Construido desde la época precolombina, el Canal Nacional se encontraba en pésimo estado: en diversos puntos llegó a ser un tiradero de basura en el que se descargaban aguas negras y proliferaban nubes enormes de moscos. Sin embargo, esta situación cambiará próximamente, al iniciarse hace unos días el rescate del mismo, uno de los únicos dos cauces a cielo abierto en la Ciudad de México, junto con el Río de la Magdalena.

Antecedentes del proyecto

Desde hace más de 15 años, vecinos de diversas colonias aledañas al Canal han encabezado iniciativas para limpiar la basura y algas de ciertos tramos del mismo, además de reunir firmas para exigir a las autoridades el rescate y saneamiento del canal.

En el año 2006, la Secretaría del Medio Ambiente capitalino, el Sistema de Aguas de la CDMX y las entonces delegaciones de Xochimilco, Iztapalapa y Coyoacán colaboraron en un primer intento por mejorar el estado del Canal Nacional. Si bien algunos tramos fueron efectivamente rehabilitados, el proyecto quedó rápidamente en el olvido.

Afortunadamente, desde la sociedad civil se continuó esta labor, gracias a organizaciones como Club de Patos, Bicitekas, la Alcaldía de la Bici y CIUDADania 19, entre otras, las cuales trabajaron de manera conjunta en la limpieza y reforestación del Canal, en el que incluso se introdujeron patos, gansos y carpas, con el objetivo de embellecer y mantener el interés en la zona.

Puesta en marcha de la primera etapa de rehabilitación

En fechas recientes, el Gobierno de la Ciudad de México anunció la inversión de 176.4 millones de pesos en la primera etapa del proyecto de rescate de este cuerpo de agua, que abarcará 1.6 km, el tramo de Churubusco a Calzada de La Viga; mientras que las siguientes dos etapas sanearán 8 km, de la planta de bombeo Miramontes hasta el cruce del Canal Nacional con el Anillo Periférico Sur.

Se espera que los trabajos de saneamiento, reforestación, equipamiento urbano e infraestructura hidráulica de la etapa inicial terminen en 5 meses. Las autoridades locales se encuentran actualmente en pláticas con los habitantes de la zona para definir si se incluirá como parte del proyecto la construcción de una ciclo vía, pues existen posturas divergentes al respecto.