Por: Liliana Padilla

 

Compartir información de manera transparente y oportuna con el público tanto de manera proactiva como reactiva es fundamental para proteger la salud pública, prevenir la corrupción, salvaguardar las instituciones democráticas y mejorar las políticas públicas.

 

Sin embargo, a más de 6 meses de haberse declarado la pandemia por Covid-19, muchos gobiernos continúan retrasando o rechazando el acceso a información relativa a la gestión de la crisis sanitaria y sobre el uso de recursos públicos.

 

En este sentido, la UNESCO ha hecho un llamado a garantizar el derecho a la información en tiempos de crisis y a contar con garantías constitucionales, estatutarias y/o normativas para el acceso público a la información a fin de salvar vidas, fomentar la confianza y ayudar a la formulación de políticas sostenibles durante la crisis de COVID-19 y después de ella.

 

Solo los ciudadanos informados pueden participar activamente en la gobernanza y tomar decisiones con conocimiento de causa, por ejemplo, cuando van a las urnas. La información es poder. Es por ello que el acceso universal a la misma, así como la libertad de prensa y la libertad de expresión, son fundamentales para el establecimiento de sociedades más inclusivas y para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

#ODS4 #EducacióndeCalidad #DíaAccesoUniversalalaInformación

 

Fuente: Naciones Unidas y Transparency.org.