Por Liliana Padilla

 

Cada 21 de mayo desde el año 2002, tras la adopción por la UNESCO de la Declaración Universal de Diversidad Cultural, el Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo celebra no solo la riqueza de las culturas del mundo, sino también el potencial de la cultura como un medio para lograr la prosperidad, el desarrollo sostenible y la coexistencia pacífica a nivel global.

 

Además, el diálogo intercultural es crucial para el logro de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, pues permite aprovechar la creatividad de las diversas culturas y garantizar que todos los integrantes de la sociedad sean beneficiados por el desarrollo.

 

Tres cuartas partes de los principales conflictos a nivel mundial tienen una dimensión cultural, por lo que superar la división entre las culturas es urgente para la paz, la estabilidad y el desarrollo duraderos. Simultáneamente, el reconocimiento de la diversidad cultural lleva al diálogo entre civilizaciones y culturas, al respeto y a la comprensión mutua.

 

 

Impacto del COVID-19 en el sector cultural

 

El impacto del COVID-19 en el sector cultural se está sintiendo en todo el mundo, ya sea en sitios vacíos, eventos culturales cancelados, prácticas culturales suspendidas, o artistas que no tienen recursos para llegar a fin de mes. Esta crisis podría profundizar las desigualdades y hacer que las comunidades sean más vulnerables.

 

“Aunque el COVID-19 no ha logrado frenar el diálogo entre culturas, las consecuencias a largo plazo de la crisis, especialmente en términos económicos, podrían infligir graves daños a la diversidad. […]. Esta es la insidioso amenaza que se avecina”, aseguró Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO.

 

Pero también, el confinamiento masivo ha visto un aumento en la creación y el acceso a contenido cultural en línea, mostrando el papel fundamental de la cultura como fuente de resiliencia para las comunidades.

 

 

Con información de: Naciones Unidas, UNESCO y Página 12.