Por: Inés Saiz

A nivel mundial, alrededor del 14% de los alimentos producidos (20% en el caso de frutas y hortalizas) se pierde entre la cosecha y la venta al por menor; mientras que el 6% de la extracción total de agua se usa en alimentos que no son aprovechados.

La pandemia mundial de COVID-19 ha provocado un despertar mundial sobre la necesidad de transformar y reequilibrar la forma en que se producen y consumen nuestros alimentos, con la finalidad de reducir el desperdicio en un mundo en el que desde 2014 han aumentado progresivamente las personas afectadas por el hambre.

En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) brinda las siguientes recomendaciones para reducir el desperdicio de agua y comida:

  1. Sirve o come porciones de comida más pequeñas en tu casa y comparte con tus amigos en los restaurantes.
  2. Guarda tus sobras para otra comida o utilízalas en un plato diferente.
  3. Sé inteligente con tus compras. Haz una lista de lo que necesitas y procura seguirla.
  4. Compra frutas y verduras “feas”. Son igual de buenas, solo se ven un poco diferentes.
  5. Almacena los alimentos a una temperatura entre 1 y 5 grados centígrados para una frescura y vida útil máximas.
  6. Trata de usar productos que habías comprado anteriormente.
  7. “Consumir antes de” indica una fecha en la que el alimento es seguro para ser consumido, mientras que “Consumir preferentemente antes de” significa que la calidad del alimento es mejor antes de esa fecha, pero sigue siendo seguro para el consumo después de esta.
  8. Algunos desperdicios de alimentos pueden ser inevitables, así que ¿por qué no instalar un contenedor de composta?
  9. Dona el excedente, compartir es vivir.

 

Fuentes: Naciones Unidas y FAO.

#ODS12 #ProducciónyConsumoResponsables #DíaConcienciaciónPérdidayDesperdicioAlimentos