Esta comprobado que organizaciones preocupadas por su impacto social y ambiental tienden a ser más resilientes y exitosas.
Si se toma acción en atender a las debidas audiencias al interior y exterior de la organización, así como el impacto ambiental a mediano y largo plazo, se tendrán datos duros para lograr disminuir desperdicios de recursos y evitar una inmensa huella de carbono.