Por Liliana Padilla

 

El pasado 12 de mayo se celebró el Día Internacional de la Enfermera y la Partera, ante un panorama de sistemas nacionales de salud saturados por la pandemia de COVID-19, en el que las parteras están demostrando su valentía y resiliencia al brindar atención a mujeres y recién nacidos en contextos difíciles.

 

Así lo declaró la jefa del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Natalia Kanem, quien destacó que, “(aunque son la) columna vertebral de los sistemas de salud materna”, en muchos países están enfermando y muriendo por falta de equipo de protección personal (EPP).

 

“Las parteras son esenciales para guiar y cuidar a las mujeres durante todo el embarazo y para el momento crítico del parto”, por lo que se necesitan más de ellas, especialmente en países de bajos recursos”.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud

 

En México, el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR) de la Secretaría de Salud estima que entre abril y junio de este 2020 habrá 235 mil nacimientos en todo el país. Ante la contingencia sanitaria, muchas mujeres que no quieren exponerse a dar a luz en un hospital han buscado la opción de un parto en casa. En ese sentido, en abril pasado se publicaron los Lineamientos para la prevención y mitigación de COVID-19 en la atención del embarazo, que sugieren ante el escenario actual, la habilitación de casas maternas y la incorporación de parteras para atender embarazos de bajo riesgo.

 

Asociaciones de parteras como “La Cueva de la Partera” y “Osa Mayor” han enviado al gobierno una propuesta para el acondicionamiento de espacios matriz –albergues u hoteles cercanos a hospitales para atender embarazos de bajo riesgo– si bien hasta ahora no han tenido respuesta.

 

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) muestran que los nacimientos atendidos a domicilio por enfermera o partera, han ido decayendo progresivamente de 1985, cuando hubo 810,000, a los 74,549 del 2018, una reducción del 91%.

 

Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha hecho que los partos en domicilio vuelvan a considerarse como una alternativa más saludable para evitar una posible infección. En este 2020, Año Internacional de la Enfermera y la Partera, la ONU ha hecho un llamado a reconocer el papel crucial de las parteras en la reducción de la mortalidad materna y neonatal, con el hastag #SupportNursesAndMidwives.

 

Con información de: Naciones Unidas, UNICEF, WHO, Animal Político y Fundación MacArthur.