Por: Liliana Padilla

 

El consumo de energía implica el uso de recursos naturales derivados principalmente de combustibles fósiles como el carbón o el petróleo, que son limitados en nuestro planeta y cuya extracción supone un elevado costo económico y ambiental.

Durante la 50ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos el pasado mes de enero, se hizo latente la necesidad urgente de actuar para frenar el cambio climático. Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), mencionó la importancia crucial del sector energético en la reducción de las emisiones globales.

Y es que, en la actualidad, el sector enérgico es responsable de más de dos tercios de las emisiones mundiales. El informe más reciente de la AIE ya demostró que es posible reducir en un tercio las emisiones de CO2 de este sector para 2030, mediante políticas gubernamentales que den a las empresas y a los inversores incentivos para acelerar la transición a energías limpias.

Si bien el ahorro de energía debe de preocuparnos los 365 días del año, cada 21 de octubre la comunidad internacional busca generar conciencia e incentivar un cambio en los hábitos de consumo para el cuidado del medio ambiente y la preservación de la vida en el planeta. A continuación, algunas de las propuestas para contribuir a nivel individual con nuestro granito de arena.

 

Consejos para ahorrar energía desde casa:

  1. Verifica tu instalación de luz: revisa tu medidor para detectar fallas en la instalación, esto te permitirá ahorrar energía y reducir la factura de luz.
  2. Desconecta lo que no uses: desconecta aparatos que no utilizas o que tienes “apagados”, ya que dejarlos conectados gasta en torno a un 30% del consumo a pleno funcionamiento, lo que implica que si están mucho tiempo conectados gastarán más que el tiempo que han estado funcionando.
  3. Opta por equipos ahorradores de energía: como focos, radiadores, ventiladores y aparatos electrónicos de nueva generación. No metas cosas calientes en el refrigerador ni en el congelador, no lo coloques cerca de fuentes de calor y abre la puerta el menor tiempo posible.
  4. Aprovecha la luz del sol: los paneles solares permiten acumular energía del sol para transformarla en eléctrica. También puedes apagar la luz cuando la luz natural es suficiente para realizar tus actividades.

 

¿Sabías que?

  • Una lámpara fluorescente consume el 20% que una a filamento y produce la misma iluminación.
  • Una lavadora de bajo consumo utiliza 50% de la energía de una lavadora común.
  • Un refrigerador de bajo consumo gasta hasta 80% menos electricidad.
  • La aislación correcta de paredes, techos y ventanas disminuye el gasto de calefacción hasta en un 80%.
  • Tender la ropa al sol y al viento no implica ningún consumo de energía
  • El papel reciclado disminuye a la mitad la energía empleada en su producción.
  • Tapar la cacerola y regular la llama disminuye el consumo en un 20%.
  • Subir un grado la temperatura del termostato del refrigerador disminuye 5% el gasto de energía.
  • Los calentadores solares de agua con apoyo de gas natural disminuyen el consumo de energía en un 60%.
  • Los ventiladores de techo consumen el 2% de la energía de un acondicionador de aire.
  • Viajar en transporte colectivo en vez de automóvil implica un ahorro del 80% de energía.
  • La plancha es uno de los electrodomésticos que más energía consume (20 veces más que el televisor). No planchar una camisa equivale a plantar siete árboles y a absorber el dióxido de carbono de siete automóviles.
  • La pintura blanca o de colores claros en techos, paredes y muebles refleja y distribuye mejor la luz.

 

Fuente: AIM Digital, CIC y El Heraldo de México.

#ODS7 #EnergíaAsequibleyNoContaminante #DíaMundialdelAhorrodeEnergía