Como probablemente ya sabes, uno de los efectos más notorios –y potencialmente desastrosos– del cambio climático es el aumento en los niveles del mar. La isla de Java, donde se ubica Yakarta, la actual capital de Indonesia, se ha hundido hasta 20 centímetros por año en ciertas áreas, una de las tasas de hundimiento más rápidas del mundo. A ese ritmo, hasta un tercio de la isla podría encontrarse sumergida bajo el mar para el año 2050, de acuerdo con expertos medioambientales.

Construir una nueva capital desde cero en un área cubierta de selva y sin ningún tipo de infraestructura y mudar a cerca de un millón de habitantes a esa ciudad en un plazo de cinco suenadefinitivamente como una labor titánica y costosa.

Sin embargo, es lo que el gobierno de ese país ha decidido hacer ante esta emergencia climática. El presidente Joko Widodo anunció que la capital del país se reubicaría a una ciudad aún por construirse en la provincia de Kalimantan Oriental, en la isla de Borneo, a más de mil km de distancia de Yakarta.Explicó que la medida es necesaria, ya que la Isla de Java se encuentra al borde del colapso ambiental, pues en ella habitan alrededor del 57% de los 264 millones de habitantes indonesios, lo que ha generado no sólo hundimientos, sino también embotellamientos y mala calidad del agua y del aire.

Si bien el hundimiento de Yakarta es uno de los más graves a nivel mundial, no es un caso único. Ciudades como Houston, Nueva Orleans y Washington en Estados Unidos de Norteamérica, Lagos en Nigeria, Beijing en China y la propia Ciudad de México, sufren de hundimientos significativos por causas diversas, en particular por la extracción excesiva de sus aguas subterráneas y el aumento en el nivel del mar a nivel global. Por ello es importante que se tomen acciones a nivel global para revertir esta fenómeno y asegurar la sustentabilidad de estas ciudades para los años venideros.

Con información de The Independent,  The Guardian, World Resources Institute, y CNN.