Por: Emiliano Detta, Coordinador de Sector Energía en KfW, Banco Alemán de Desarrollo

 

En años pasados, hemos visto mucha polémica en el país en varios temas. En el centro del huracán está el sector energético, que tanta polémica desata en nuestro país. Me gustaría con estas palabras dar un paso atrás para que analicemos en conjunto los problemas relacionados con este tema en México para poder tomar decisiones informadas.

Empecemos con lo básico. ¿De dónde viene nuestra energía? De acuerdo con datos de la Secretaría de Energía, en el 2018 nuestra energía provino mayoritariamente de fuentes fósiles  (más del 85%). Es decir, petróleo, diesel, carbón y todos sus derivados. Este tipo de energía nos ha ayudado en el pasado a desarrollarnos. Sin embargo, en el mundo somos  cada vez más los que nos damos cuenta que tenemos que cambiar. Se preguntarán, ¿porqué es necesario cambiar esto? Creo que esta pregunta es natural y trataré de responderla aquí abajo.

1. El petróleo en México se nos está acabando

La primera es que el petróleo se está acabando y necesitamos buscar alternativas. A este fenómeno se le llama en la industria el pico del petróleo o «peak oil» en inglés. Es decir, que no vamos a poder seguir creciendo nuestro consumo de petróleo porque va a ser muy caro o casi imposible de sacar. No se sabe a ciencia cierta cuándo se va a dar este fenómeno a nivel mundial, sin embargo en Estados Unidos este pico ya se dio en 1970 y ni con todo el dinero y la mejor tecnología del mundo este país ha podido regresar a sus niveles de producción de esos años. En México esto ya pasó en 2004 cuando produjimos más de 3 millones de barriles al día. Hoy en día, se producen aproximadamente la mitad de estos niveles. A pesar de las mejores intenciones del gobierno de AMLO, esta tendencia ha continuado en los dos años de su gobierno y es bastante probable que no podamos revertirla. Es decir, tenemos que manejar de la mejor manera esta caída y parte de ello es desarrollar alternativas.

2. La quema de estos combustibles deteriora nuestra salud y literalmente es la causa de la muerte prematura de miles de personas al año en México

La segunda razón es menos conocida pero bastante seria. Los combustibles fósiles contaminan mucho y matan gente. De acuerdo al Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) murieron casi 50,000 personas en 2017 a causa de la contaminación ambiental. Esto se debe en gran medida a la quema de este tipo de combustibles en las actividades de refinación y también en las centrales de CFE y privados que utilizan este tipo de combustibles.

3. Los combustibles fósiles son los mayores contribuyentes al cambio climático 

Como seguramente han visto en las noticias, el cambio climático es el causante de varios desastres naturales que acechan a nuestro país, como son los huracanes. En 2015, México se comprometió a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático, con la firma del acuerdo de París. La forma más eficiente para hacer esto es reduciendo nuestro consumo de combustibles fósiles.

La buena noticia es que existen bastante alternativas como son las energías renovables. De hecho, México tiene un recurso solar envidiable y es el lugar con precios de la energía solar más bajos en el mundo. Solo nos falta la voluntad política para lograrlo y de ello hablo en este post.